Páginas vistas en total

jueves, 3 de noviembre de 2016

LA UTILIZACIÓN DE LAS CARTAS MANUSCRITAS COMO HERRAMIENTA DE TRABAJO EN EDUCACIÓN PRIMARIA: "CARTAS PARA LAURA"(2).

Carta de una compañera a Laura. Ésta, además, llevaba una pulsera de regalo.

En el anterior post, vimos cómo comenzamos a realizar con Laura un proceso de re-autoría a a partir de un logro extraordinario (el hecho de que fuera capaz de hacer buenas amistades en su anterior colegio). El siguiente paso que decidimos dar fue tratar de volver a conectar a Laura con esa historia de buenas relaciones con compañeros. 
Por este motivo, le propusimos a Laura volver a contactar con sus compañeros del colegio anterior a través de correo escrito (una carta), con la intención de que éstos pudieran volver a tener noticias de ella. Con esta actividad, el objetivo planteado por nosotros fue reafirmar a Laura en una historia alternativa al aislamiento social, utilizando a personas (sus antiguos compañeros) que la niña identificaba como importantes para ella.
A la niña le pareció buena idea, por lo que la instamos a escribir una pequeña carta dirigida a sus compañeros del colegio anterior, en la que simplemente debía responder a la siguiente pregunta: ¿qué te gustaría que tus compañeros de tu anterior colegio supieran de ti? Acordamos con ella pasar por el centro a recoger su carta en unos días, y llevarla a su antiguo colegio.

Aprovechamos para continuar trabajando con Laura a través de preguntas como éstas:

  • Según lo que me estás contando, parece que tus compañeros de tu anterior colegio son personas importantes para ti… ¿Qué nos dirían ellos/as sobre tus intentos de hacer nuevas relaciones en tu nuevo colegio?
  • ¿Qué cosas buenas veían ellos en ti que te podrían ayudar en este momento? 
  • ¿Crees que ellos se alegrarían de saber que estás intentando hacer nuevos amigos/as en este colegio? 
  • ¿De qué manera podríamos hacérselo saber?

La recogida.
Una vez que recogimos la carta de Laura, nos reunimos con sus antiguos compañeros en el colegio de éstos. Allí, simplemente les explicamos que su compañera Laura había comenzado su andadura en un centro nuevo y que les había escrito una carta, y les preguntamos si querrían conocer su contenido. Ante su respuesta afirmativa, se la leímos y les ofrecimos la siguiente consigna:

"En el plazo de una semana, volveremos a pasar por esta clase. Quien quiera responder a la carta de Laura, tiene la oportunidad de hacerlo. Es algo totalmente voluntario, quien no quiera hacerlo, no está obligado a ello. Nosotros recogeremos las cartas y se las volveremos a hacer llegar a ella".

Hecho esto, en el plazo de una semana volvimos al grupo a recoger las cartas, encontrando la grata sorpresa de que habíamos recogido 12 cartas en un grupo de 15 compañeros/as. El Tutor del grupo las había recogido en un gran sobre que habían decorado entre todos.



Nos volvimos a reunir con Laura en su centro actual, y tras preguntarle cuántos compañeros/as creía ella que habían contestado, le entregamos las cartas y comenzamos a trabajar con ella en base a las siguientes preguntas:
  • ¿Qué significa para ti el hecho de que hayan contestado tantos compañeros?
  • ¿Esperabas tantas respuestas?
  • El que hayas tenido tantas respuestas, ¿qué dice sobre ti? ¿quiere decir eso que tus compañeros te aprecian? ¿lo conseguiste gracias a tu capacidad para hacer amigos?  
  • ¿Cómo has podido conseguir que tus anteriores compañeros, a pesar de que ya no estés allí con ellos, aún se acuerden de ti? ¿Fuiste capaz de crear una buena amistad con ellos? 
  • ¿Qué características de tu personalidad o de tu forma de ser crees que ellos aprecian para haber tenido esta respuesta?
De esta forma, continuamos trabajando con Laura sobre esas capacidades y habilidades que habían hecho posible el hecho de que sus antiguos compañeros guardasen de ella un recuerdo tan favorable. El contenido de las cartas, repleto de mensajes positivos hacia su persona, nos sirvió para ir desgranando con la niña aspectos de su personalidad y su forma de hacer sobre los que fuimos reflexionando junto a ella: aquellas habilidades que puso en práctica para entablar tan buenas relaciones, etc. Consideramos que todos los mensajes que Laura recibió de sus compañeros (personas significativas para ella) constituyeron para nosotros una herramienta de trabajo mucho más potente que cualquier otro mensaje positivo que hubiera podido recibir de nuestra parte. 

Continuamos reflexionando con Laura acerca de cómo esas habilidades que ella había puesto en práctica para conseguir aquellas relaciones positivas podrían ayudarla en el momento actual. Los problemas de aislamiento social de la niña en el colegio fueron disminuyendo paulatinamente. Hoy no existen.
Con posterioridad, Laura volvió a escribir a sus compañeros para agradecerles su apoyo. En la actualidad continúa manteniendo contacto con algunos de ellos. 

Con este ejemplo hemos querido ilustrar cómo las cartas manuscritas pueden constituirse como una herramienta de trabajo en un contexto escolar. 

Como siempre, este tipo de actuaciones surge cuando en un grupo de profesionales alguien se pregunta: ¿y por qué no?  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario